Queremos recoger el testimonio de los aviadores que cumpliendo órdenes, realizaron la entrega de los aviones en Barajas el dia 29 de marzo de 1939, y otros relatos de como fue la retirada.

(Fuente: Alas Gloriosas núm. 31, testimonio Sánchez Bertomeu)

Febrero de 1939 que llaman corto, fue largo en acontecimientos. Por nuestra parte el 5ª Cuerpo del Ejército se defendía bravamente y nuestra Aviación se superaba cada vez mas. Los Nacionales presionaban por Artesa, Montblanch, Borges, Alos de Balaguer, etc… tratando de reducir en este frente la resistencia y subir cogiendo una gran bolsa hacia Gerona. El Capitán Martin Castaños Sandoval, me advirtió que el Aeródromo por su situación táctica era punto en Centralizar las operaciones. En la tarde del día 5, La Legión Cóndor, en Villajuiga, bombardea e incendia unos aparatos “Grummans”, que se encontraban en el campo. El día 7, llegan Dewoitine. Todos pensamos que íbamos a ser “visitados”. Sobre las 6 de la tarde, cinco “Meisser” en cuña dieron una pasada rápida de reconocimiento, y seguidamente ametrallaron, bombardearon e incendiaron los aparatos antes de perderse en el horizonte. Al día siguiente por la tarde, una patrulla de 3 Heinkel-51, dieron una pasada, ametrallaron y tomaron dirección Norte. Sobre las 8 de la tarde, se presenta un flamante equipo de Protección de Vuelo con la orden de cortar líneas y de dejar una directa con el Jefe de la Aviación que opera en Cataluña, Teniente Coronel Alfonso de los Reyes y González. Sobre las 23h, suena el teléfono pidiéndome posición, piden contraseña –no respondo- pasan unas horas y nueva llamada les pregunto con quien operan en el Ejército en Santa Coloma de Queralt y en Pallaresa –respondieron con pregunta y el teléfono enmudeció. Transcurridos unos días las noticias que llegaban eran de graves en algunos frentes, por nuestro frente de situación difícil, el coraje y el sacrificio no puede evitar la derrota. No cabe otra opción que el preparar una retirada. Son momentos dramáticos. La aviación Republicana se encuentra con 16 unidades de la Escuadra Nacional con rumba hacia Cartagena, se arma la mar y morena, la debacle, el zafarrancho de combate es sin concesiones a mar abierto. El Ejército diezmado cede, nada puede hacer, es el fin. La Guerra había terminado. En nuestro presente tenemos todos un recuerdo para los que nos dejaron, que no les olvidamos y un fraternal abrazo para los que vivimos vencidos, esperando no se hagan esperar nuestro reconocimiento militar y el abrazo con los vencedores, hermanos nuestros, al fin y al cabo, ¡Españoles!.

(Fuente: Alas Gloriosas núm. 31, testimonio Silvio Lurueña Torres)

Quiero relatar mi último vuelo en España, porque está ligado con la precipitada salida de España de los máximos responsables del Ejército y la Aviación Republicanas. El 05/03/1939, estando destinado como Profesor de la Escuela de Polimotores de Totana (Murcia), el Jefe de la Escuela, Comandante Ramos, me comunicó la orden de que me presentara con un Dragón en el Aeródromo provisional de Monóvar en espera de sus ordenes. En este vuelo me acompaño el Mecánico Teniente Manuel Gil. Por la noche, el Capitán Piloto Francés Dary, me comunico el vuelo al Aeródromo de Oran (Argel). Al amanecer del 6 de marzo, nos ordenaron preparar el avión para volar a Oran. Una vez preparado, el avión fue ocupado por el Ministro de Defensa, , General Cordón, el Subsecretario del Aire Coronel Núñez Maza y entre otros pasajeros, el poeta Rafael Alberti y la escritora María Teresa León, y el Consejero Soviético. Al aterrizar en Orán, oficiales de aviación franceses nos llevaron al pabellón de oficiales y después se presentaron 6 gendarmes los cuales después de cachearnos, y sin mas explicaciones fuimos conducidos al Castillo de Mers el Kbir, donde quedamos detenidos. A los tripulantes de nuestro avión se unieron los del segundo, tripulado por el Teniente Rivera y Mecánico Aguinaga. Días después supimos que nuestros pasajeros, fueron llevados a un hotel desde el cual se trasladaron a Paris, de nosotros, no volvieron a acordarse. Así empezó nuestro prolongado exilio con todas sus consecuencias. Así paga el Diablo a quien le sirve….

(Fuente Alas Gloriosas núm. 18 Testimonio de Joaquín Calvo Diago).

El 28/03/1939, partieron de Los Llanos rumbo a Barajas, la 2ª Escuadrilla de Chatos. Volábamos en esta ultima formación de “Los Pingüinos”: Viñals, Aguilar, Cabello, Baixauli, Cayo Rioja, Bayés, Fiestas, Muñoz y yo. Al tomar tierra en Barajas no había nadie esperándonos, cosa que nos sorprendió un poco, pues el que mas el que menos, salió de Los Llanos con el secreto temor de la recepción fascista. Entre tanto, fueron aterrizando uno a otro, el resto de aviones que formaban parte de este ultimo servicio. Cuando llegaron las autoridades franquistas, fue el Infante Don Alfonso de Orleans y Borbón, General, de la hasta entonces aviación rebelde, quien primero se dirigió a nosotros, mirándonos con evidente desprecio y embriagado de chulería pregunto: “Quien es el Jefe?” y con entusiasmo respondí “Soy yo!”. Me contesto: “Usted? Usted es un mierda y un mocoso!”. Y lo que empezó con temor, al oír los primeros gritos, se transformó en la más sana sensación de orgullo que jamás haya sentido, pues era realmente admirable que un puñado de “mocosos” como yo, hubiera traído en jaque durante varios años a la mas potente aviación europea de la época!

(Fuente: Alas Gloriosas núm. 08 Testimonio Luís Negra Escuder)

Triste día para la Aviación Republicana, la fecha del 29/03/1939. Los que fuimos a Barajas, interpretamos Historia, y la Historia no simplemente se interpreta… El personal volante republicano, entregó los aviones a Franco cumpliendo ordenes superiores, con disciplina y honor, jugándose su vida a sabiendas, como siempre se hizo en la lucha y conquista del aire. Aterrizamos en Barajas procediendo las escuadrillas de diferentes aeródromos: Katiuskas, Moscas, Chatos y Natachas. Madrid había sido ocupado por las fuerzas franquistas el día antes, estando Barajas casi desierto de tropas. Nos recibió un simple oficial del ejército ocupante, al que hicimos la entrega de los aviones y armas: seguidamente por orden de éste, despojamiento del equipo personal de vuelo… Incomunicados totalmente en prisión, nos suben a la 4ª Galería, donde sumamos mas de mil individuos, sin retretes (4 por los mil), sin agua, (1 espita para toda la galería), sin comida (se comía una sola vez al día). Hasta septiembre fue imposible conseguir papel, lápiz, sobre y sello para escribir el paradero a la familia. Fuimos fichados igual que criminales, sucios, famélicos y atormentados, en este estado de debilidad nos fotografiaron y enumeraron.

(Fuente: Alas Gloriosas núm. 08 Testimonio Jorge Bayés Nonell)

El día 29 de marzo de 1939 nos presentamos de mañana en Barajas una escuadrilla de Chatos, otra de Natachas y otra de Katiuskas. Era el “último vuelo”, el último servicio de la Aviación Republicana para con el pueblo español, servicio y sacrificio estéril pues no respetó ni en lo mas mínimo la paz negociada de una terrible guerra entre hermanos. Quiero hacer constar que todos nuestros aparatos tenían autonomía suficiente para pasar el Mediterráneo y tomar tierra en África, y que nuestro servicio, fue absolutamente de buena voluntad. Sin el equipo de vuelo, al día siguiente nos ingresaron en la cárcel de Porlier y allí nos desposeyeron de todas nuestras pertenencias personales y jamás se ha sabido de ellas.

(Fuente: Alas Gloriosas núm. 33 Testimonio de Basilio García Moraleda)

El día 29 de marzo de 1939 a las 8.30h, cumpliendo disciplinadamente las órdenes del Coronel en funciones de las FF.AA. de la república, las Escuadrillas 3ª y 4ª al mando del Comandante Francisco Hernández Chacón, se entregarían en Barajas. Todas las Escuadrillas que se entregaron, vivieron unas terribles horas de inquietud y angustia. En la mente de todos estaba la idea de que se había llegado al final. El contubernio, la cobardía e incluso la traición era la tónica general en muchos de los mandos entreguistas. Sin embargo también hubo mandos que llevados de su honradez profesional creyeron en las falsas promesas de los compañeros de armas que en otros tiempos habían luchado codo con codo en las campañas africanas. En tales circunstancias, entre el último servicio realizado contra el fascismo en Cartagena y la entrega en Barajas a los “Natachas” sobrevolaron Madrid y por primera vez en la historia de estas escuadrillas no se batiría el objetivo señalado. Se cumplieron con toda rigurosidad las órdenes recibidos de Don Manuel Gascón Briega. Aún conscientes de que podían ser represaliados, como así ocurrió, cumplieron un servicio del que de antemano, sabían no volverían. Gascón no nos engaño él sufriría el calvario que todos sufrimos. El pago con su vida y su ejecución seria un ejemplo de valor y admiración incluso para sus enemigo. Supo morir con Honor y Lealtad, la misma que nos había inculcado a todos. Por ello, desde este recuerdo póstumo a uno de los compañeros que se entregaron el día 29/03/1939, considero que : todos le debemos un homenaje donde se le reivindique todos los valores de su ejemplar vida castrense.

Discussion - 2 Comments
  1. Petererogs

    jul 23, 2017  at 7:08 am

    Ремонт сколов стекла автомобиля своими руками

    https://www.youtube.com/watch?v=8gvk0HCy1-8 – Ремонт лобового стекла

Leave a Comment