“El 13 de agosto de 2018 despegó el “Mosca” CM-262, a bordo ÁNGEL SANZ BOCOS “VALLECAS” ; en el fuselaje lleva escritas sus palabras favoritas “Gracias!”

Así comunicamos la pérdida de nuestro padre, y abuelo …

Buscar palabras para hablar de Ángel en estos momentos es difícil, por eso hablaremos desde el corazón… Ha sido un hombre algunas veces imperfecto, pero siempre destaco por su humanidad, su generosidad, su sentido del humor y su amor por la vida que le han acompañado hasta el ultimo momento. Hemos recibido un número impresionante de llamadas y mensajes de apoyo, expresando la tristeza por su desaparición. Nosotros conocemos sus cualidades, pero hemos descubierto en estos días su poder de conquistar a todos los que le rodeaban. Cuando nos hablan de él, los elogios, la admiración, el cariño que le profesan como piloto y como persona, son abrumadores: todos nosotros sentimos un enorme orgullo.

Desde estas líneas nos gustaría poder agradecer uno a uno tanto cariño recibido de todos los lugares de España y de muchos puntos del mundo, agradecer también a todos los que, hubiesen querido pero no pudieron acompañarnos en estos días ; agradecer “al Equipo Vallecas” que tan bien le ha cuidado y tanto le ha querido… agradecer al barrio de Vallecas sus palabras “honor y gloria a los Luchadores de la Libertad” su apodo de “Piloto Vallecas” que con tanto orgullo ha llevado Ángel, agradecer a Mari Carmen Martín como símbolo de ADAR y como representante de toda la familia de la Aviación Republicana, agradecer a Emile Vallés como representante de toda “L´AMICALE DU CAMP DE GURS” sus palabras, Gracias a todos vosotros que le habéis querido, respetado y que habéis sentido la perdida de nuestro padre y abuelo.

Ángel tenia una fascinación por los números, y particularmente los capicúas su ”Mosca” llevaba la matricula CM-262…. El día 13 de agosto cumpliendo

UN siglo…

UN mes…

UNA semana…y

UN día…

se marchó …. sus hijos, sus nietos y sus bisnietos nos quedamos  con que: ÁNGEL SANZ BOCOS “VALLECAS” FUE, ES Y SERA SIEMPRE EL “NÚMERO UNO!”.