En la historia aeronáutica se sucedieron casos en los que los aviadores, desesperados por no poder derribar al avión contrario con sus armas convencionales o en momentos desesperados, decidían chocar adrede con el avión enemigo. Esta táctica se conoció como espolonazo y los soviéticos la depuraron en el tarán.

En la guerra de España, durante un combate en Talavera de la Reina en septiembre de 1936, el piloto Félix Urtubi, en inferioridad de condiciones, embistió con su Nieuport 52 un Fiat CR.32 provocando el derribo de ambos y su propia muerte (el italiano se lanzó en paracaídas y fue hecho prisionero).  Pero no fue el único caso en el que un aviador republicano, preso de la desesperación, intentó imitar a Urtubi.

En sus memorias inéditas, Juan Moyano Lozano, piloto de la 3ª Escuadrilla de Polikarpov RZ Natacha, relata un combate contra una escuadrilla de Fiats CR.32 en el Ebro. En el curso del combate, deshecha la formación de Natachas y habiéndose quedado aislado, Moyano se percató de que habían herido gravemente a su ametrallador Sanromá y de que un Fiat se había percatado de su indefensión y le seguía dispuesto a darle la pasada de gracia. A Moyano le encorajinó tanto su dramática situación (su lento bombardero no podría competir con la mayor velocidad de su enemigo) que, decidiendo no morir en balde, pensó en impactar su Natacha contra el Fiat. Sin dejar de virar en el cielo para no ofrecer un blanco fácil, le dejó acercarse y antes de que su enemigo pudiera abrir fuego, el piloto republicano hizo un viraje tan ceñido que sólo le dio opción al piloto del Fiat a picar desesperadamente si no quería que ambos aviones chocaran en el cielo. El caza italiano volvió al ataque de nuevo, pero un Polikarpov I-16 pilotado por José Balsa Gutiérrez de la 3ª Mosca se percató de su situación y acudió en su ayuda ahuyentando con sus disparos a su perseguidor. Muchos años después recordarían el lance entres risas.

C. Lázaro

(El relato del combate apareció como “Combate sobre el Ebro”. ÍCARO Especial dedicado a Natachas y Rasantes (ADAR. Mayo, 2007) y se ha extraído de las memorias inéditas de Moyano Tres decenios de mi vida. Archivo ADAR/Fondo Familia Moyano.