El pasado 3 de octubre, nuestro socio Carlos Lázaro impartió una conferencia en el Palacio de ll Madraza en ciclo organizado en Granada con motivo de los actos conmemorativos del Año Emilio Herrera Linares. Este ciclo se complementó con una exposición exhibida en el Palacio de los Condes de Gabia en la que se hizo una retrospectiva de la vida de este ingeniero militar y aeronauta granadino. La muestra cuenta con numerosas fotografías inéditas así como una reproducción de la escafandra con la que Herrera quiso hacer su ascensión a la estratosfera, así como otros objetos cedidos por la familia.

 CONFERENCIA                 En la conferencia (Herrera, general de las Fuerzas Aéreas de la República) se dio a conocer el papel jugado por Herrera como jefe de los Servicios de Instrucción y Material de las Fuerzas Aéreas de la República (FAR) en el que alcanzó el empleo de general. Desde ese puesto, Herrera tuvo que hacer frente a las complejidades políticas que se vivieron en las FAR, las desgracias personales (la muerte de su hijo Emilio, aviador, en Belchite) y la exigente tarea de sacar adelante la producción de aviones de combate. En este campo, Herrera aportó soluciones a problemas técnicos del Polikarpov I-16 y presenció el bautismo de vuelo del primer caza español fabricado en La Rabasa. Desde su puesto también intervino en la tarea de formación de los alumnos-pilotos en España, Francia y la URSS.

                  La segunda parte de la ponencia se basó en el apoyo que Herrera brindó desde París a la Liga de Antiguos Aviadores de la República Española (LAARE-Alas Plegadas) y cómo alentó a que los aviadores republicanos se asociaran, aportando un impulso moral a la aparición de las diferentes asociaciones de aviadores y, en definitiva, de ADAR. En este sentido, se puso de manifiesto cómo intervino ADAR en el acto de homenaje de la repatriación/inhumación de sus restos mortales, así como la puesta en marcha de la Fundación Emilio Herrera (a la que ADAR aportó una cuantiosa suma económica) y la labor de difusión de su memoria llevada a cabo por varios socios nuestros (C. Díaz, G. Gutiérrez,…) que no obtuvieron el reconocimiento que se merecían por parte de familia y autoridades.

                  Pese a todo, ADAR ha sabido hacer valer su lema (Honor y Lealtad) y no sólo ha correspondido colaborando en la exposición y ciclo de conferencias de Granada, sino que interviene directamente en la reedición de la autobiografía de Emilio Herrera, un militar que, con su ejemplo militar y personal inculcó a sus pilotos un legado que ni se mide, ni se pesa, ni se compra.