Al finalizar la Guerra Civil, todos los miembros de la Aviaci√≥n de la Rep√ļblica comenzaron un largo calvario. Los que quedaron en Espa√Īa vieron incoados procesos “judiciales” que alargaron a√ļn m√°s su confinamiento en campos de concentraci√≥n y c√°rceles, para encontrarse a su salida con la obligaci√≥n, en muchos casos, de volver a realizar el servicio militar en compa√Ī√≠as “disciplinarias o especiales”. Adem√°s de eso, a muchos de ellos se les vetaban los puestos de la administraci√≥n y no se les reconoc√≠an sus t√≠tulos acad√©micos. Se encontraban desamparados en la dura posguerra, en uni√≥n de sus compa√Īeras para mantener a sus familias. Valientes mujeres de la Gloriosa que compartieron y sufrieron tambi√©n la prisi√≥n, el exilio, los trabajos forzados o simplemente su viudedad. Desde aqu√≠ nuestro respeto a las m√°s grandes hero√≠nas, nuestros apoyos, nuestros sustentos, nuestras amadas…..

historia1¬†¬† La invasi√≥n Nazi de 1941 los sumerge de nuevo en la guerra, esta vez mundial, y los republicanos espa√Īoles se ofrecieron a Mosc√ļ para luchar contra los nazis. Llegaba la hora de hacer pagar a las infames fuerzas hitlerianas sus cr√≠menes deleznables contra la Rep√ļblica. Son incorporados a la NKVD en unidades especiales de guerrilleros y posteriormente en la VVS (Fuerza A√©rea sovi√©tica) donde combaten hasta el final de Guerra.

La mayor√≠a de los aviadores huidos de Espa√Īa buscan refugio con sus familias durante la Guerra en el norte de Africa, donde sufrieron distintas penalidades. Acabada la II Guerra Mundial, la mayor√≠a de los supervivientes se agrupa en torno a Par√≠s y Toulouse, arropando al Gobierno Republicano en el exilio, que traslad√≥ ah√≠ su sede desde M√©xico. En 1952 se crea la Liga de Antiguos Aviadores de la Rep√ļblica Espa√Īola (LAARE), que prest√≥ su apoyo, al igual que otras asociaciones, para que nuestros compatriotas rehicieran su vida en el exilio. En 1974 comienza a publicar el bolet√≠n informativo Alas Plegadas.

Otro numeroso grupo de aviadores consigui√≥ embarcarse desde el norte de Africa hacia Am√©rica, en su mayor parte a M√©xico, cuyo presidente, L√°zaro C√°rdenas, abri√≥ los brazos junto al pueblo mexicano, a los exiliados republicanos, que se integran perfectamente en todos los escalones de la sociedad azteca, lo que permite la pervivencia de la camarader√≠a entre los aviadores espa√Īoles, que culmina con la creaci√≥n en los a√Īos 50 de la potente Asociaci√≥n de Aviadores Republicanos Espa√Īoles (AARE), que publicaba un bolet√≠n del mismo nombre. Desde M√©xico, la AARE se propuso entrar en contacto con todos los miembros de la aviaci√≥n republicana desperdigados por Europa, Africa, la URSS y, fundamentalmente, Espa√Īa. Los socios de AARE establecen una amplia correspondencia con LARE y los residentes en Europa, Africa, el resto de Am√©rica y la URSS, estos √ļltimos volv√≠an poco a poco a Espa√Īa y se adher√≠an a las diferentes delegaciones nacionales.

A partir de los 70, en Espa√Īa se gesta, a ra√≠z de una serie de comidas de confraternidad en Valencia, Madrid y Benidorm, en las que tambi√©n participan algunos aviadores “mexicanos”, la Asociaci√≥n de Aviadores de la Rep√ļblica (ADAR), que se organiza en cuatro delegaciones: Centro-Noroeste-Canarias, con sede en Madrid y que publica el Bolet√≠n Icaro; Catalana-Norte-Balear, de Barcelona, con su Bolet√≠n Alas Gloriosas; Levante (Valencia) y Delegaci√≥n Sudeste (Murcia) que aportaban noticias a los boletines mensuales de las delegaciones anteriores.

Con la llegada de la democracia a Espa√Īa, ADAR centra sus esfuerzos en la rehabilitaci√≥n profesional y la obtenci√≥n de las correspondientes graduaciones militares de los aviadores republicanos, lo cual se consigue en 1984.

historia2

A partir de los 90, por ley de vida, las delegaciones comienzan a mermar. Tanto la AARE como la agrupaci√≥n de aviadores de la URSS dejan de ser operativas ya que muchos de sus miembros hab√≠an fallecido o bien hab√≠an vuelto, por fin, a Espa√Īa, donde, al mismo tiempo, la Asamblea General de ADAR votaba a favor de la aceptaci√≥n de personas que, sin ser aviadores o familiares directos de ellos, hab√≠an mostrado inter√©s o clara simpat√≠a por la historia aeron√°utica nacional, aportando sangre nueva a las delegaciones. En 2003 se disuelven las delegaciones de Levante y Sudeste, cuyos socios se incorporan a la Catalana- Norte-Balear y Centro.

La refundici√≥n trae consigo la compilaci√≥n de una ingente cantidad de material bibliogr√°fico, gr√°fico y escrito que sirvi√≥ como base a la creaci√≥n de un archivo con todas las fuentes documentales, orales y escritas, que nuestros socios quisieran aportar, siendo esta p√°gina web el destino p√ļblico de este material, al alcance de quien lo desee.

As√≠ se conserva para la posteridad, para las generaciones futuras, los historiadores y la aeron√°utica nacional espa√Īola la actuaci√≥n de los Aviadores de la Rep√ļblica, llena de honor y sufrimiento. La historia de unos hombres y mujeres que amaron su patria y a sus compatriotas, sus derechos y sus libertades mas all√° de lo imaginable, hasta su √ļltimo suspiro, hasta la √ļltima gota de su sangre.