NAZABAL, UN DISCRETO ARMERO DE KATIUSKAS (CARLOS L√ĀZARO)

noviembre 5, 2020 / Comentarios desactivados en NAZABAL, UN DISCRETO ARMERO DE KATIUSKAS (CARLOS L√ĀZARO)

Historias de los Aviadores

Gracias a la mediaci√≥n de nuestro socio Luis Garrido, hemos tenido conocimiento de la historia del armero Abelardo Nazabal Acha (Guernica, Vizcaya; 18.09.1916 – Hendaya, Francia, 07.05.2003) que su hija Mar√≠a del Carmen dio a conocer en el n√ļmero 160 del bolet√≠n Gurs, souvenez-vous (Septiembre 2020). La hija de Nazabal aprovech√≥ el citado bolet√≠n para difundir el periplo de su padre y tambi√©n para reivindicar que no s√≥lo los soldados republicanos que lucharon en la 2¬™ Divisi√≥n Blindada del general P. Leclerc lucharon contra el fascismo, sino que los espa√Īoles que participaron en la Resistencia (como su padre y otros muchos compa√Īeros de Aviaci√≥n) tambi√©n jugaron un papel destacado.

El guerniqu√©s Abelardo Nazabal era hijo de una familia de armeros de origen eibarrense afincada en Guernica. Al iniciarse la contienda se incorpor√≥ como voluntario al Batall√≥n Amuategui y presenci√≥ el bombardeo efectuado por la Legi√≥n C√≥ndor a Guernica. La familia Nazabal se vio obligadas a huir a Francia y volvi√≥ a la zona republicana por Valencia, ingresando en las Fuerzas A√©reas de la Rep√ļblica para formarse como armero. Despu√©s fue destinado a la 2¬™ escuadrilla del Grupo 24 de Katiuskas, sirviendo en varios campos bajo el mando del teniente Armero Graciano Alcorta Alberdi.

Al igual que otros muchos militares y civiles republicanos, Abelardo y familia se unieron a La Retirada y cruz√≥ los Pirineos, siendo internado sucesivamente en los campos de Argel√©s y Gurs. Al producirse la invasi√≥n alemana de Francia, el armero vasco empez√≥ a colaborar en la red de evasi√≥n Comete que acog√≠a y trasladaba a Espa√Īa a los aviadores aliados derribados sobre la Europa y facilitaba el paso clandestino al enlace entre los Partidos Comunistas Franc√©s y Espa√Īol, que atravesaba frecuentemente la frontera en uno y otro sentido. A causa de esta peligrosa actividad clandestina, Nazabal fue detenido por la Gestapo y sometido a interrogatorio en la tristemente c√©lebre Casa Blanca de Biarritz, pero al no haber pruebas concluyentes en su contra fue liberado, evitando su deportaci√≥n a un campo de concentraci√≥n alem√°n. Al finalizar la contienda, en agradecimiento por su actividad, las autoridades brit√°nicas invitaron a Nazabal a un acto homenaje en Biarritz. Sin embargo, este guerniqu√©s de personalidad modesta y discreta, no asisti√≥. Despu√©s de la Segunda Guerra Mundial, este armero de Katiuskas y su familia se asentaron en Hendaya, donde permaneci√≥ rodeado de su familia hasta su fallecimiento.

Carlos L√°zaro