Los aviadores republicanos crearon en 1951 La Liga de los Antiguos Aviadores de la República Española (LAARE), como camino de confraternidad entre los aviadores, y prestar apoyo económico y moral a sus socios en Francia, así como a sus compañeros de España. Desde entonces, muchos fueron los que tomaron la responsabilidad al frente de las asociaciones, hasta llegar a los años 70 en que se creo la Asociación de los Aviadores de la República : ADAR. Así se convirtieron muchos componentes de la aviación republicana en custodios de la Historia de la Aviación Republicana, en protectores del fondo de archivo: esté mismo que se entrego el 24/11/2015 al Archivo de la Democracia de la Universidad de Alicante. Simbólicamente, rescatamos el siguiente artículo que refleja ese sentimiento de lealtad y compromiso de todos los Directivos y participantes desde 1951 hasta hoy, que contribuyeron notablemente a la formación de la Memoria Histórica y al Archivo Histórico.

(Fuente: ICARO núm. 65 extracto artículo y reflexiones de Ángel Sanz BocosVallecas”)

Cierto día del año pasado, en que no tenia idea de cómo perder el tiempo, se me ocurrió escribir mis memorias ante el temor de perderlas el día menos pensado con la misma rapidez que se pierde la cartera…. La cuestión fue que me tragué ciento ochenta paginas en visto y no visto, después me entro como un “hartao” y ya no hubo manera de continuar. La cosa es que necesitaba un mínimo de doscientas para que pareciera un libro y no un periódico, así que escribí veinte o veinticinco hojas más de relleno…. Después me dio por pensar que había materia para llenar muchas paginas mas, solo recordando a mis compañeros del “Puente” (Vallecas). Además de Luciano Gallego, estaban Eugenio Aybar: un hombre tan digno, tan buen compañero y amigo hasta el final de sus días ; Francisco Álvaro “El Raja”, fiel compañero y artista hasta los huesos ; Tomás Lafuente, otro del barrio y buen amigo. Fuera de mi barrio, José Balsa Gutiérrez: el hombre que representaba la honestidad personificada, la cultura y la inteligencia unida al gran sentido de amistad ; Salvador Artigas, un SEÑOR con mayúsculas, en todo el recorrido de su vida de aviador, de deportista, de compañero y hermano. Y así tantos y tantos, con los que podía haber llenado muchísimas hojas mas. Estuve pensando qué título le daría y decidí que fuera “Memorias de un chico de Vallecas piloto de la República”. No he conseguido que fuera “La Odisea” de Homero con personajes mitológicos. Los míos son personas existentes o que habían existido… Durante los años que fui Presidente de Alas Plegadas, tuve ocasión de recoger en casa de Pérez Gallardo documentación perteneciente a Don Emilio Herrera y que envié a la Delegación de Barcelona. Estos a su vez, lo tramitaron a la Delegación de Madrid. Cuando abandoné mi cargo de Presidente, a mi sucesor José Falcó, le hice entrega de toda la documentación perteneciente a Alas Plegadas. Jaime Mata, ex Presidente de ADAR, cuando dejo su cargo hizo lo propio con todo documento de la Nacional y que forma parte de la historia de nuestra aviación. Hay que comprender que cuando abandonamos los cargos, nada de ello nos pertenece en tanto que personas. Todo documento es propiedad de la Asociación ADAR y transmisible a los compañeros que nos suceden y que han tomado la responsabilidad de ADAR. Supongo que lo mismo harían los compañeros de Madrid: Bravo, Prada, Alonso, este que lleva muchos años entregado a nuestra Asociación y trabajando generosamente siempre. También quisiera confirmar mi agradecimiento a Salvador Pomés : tesorero 30 años ; Vicente Gandía : otro incansable ; José Falcó : gran trabajador y esclavo de su responsabilidad. La generosidad y el sacrificio hacia los demás, son virtudes que solo son privilegio de unos pocos.

El Libro “Memorias de un chico de Vallecas piloto de la República”. esta disponible en ADAR en el correo electrónico adaraviadores@gmail.com

 

Leave a Comment