Los que trabajamos para ADAR, hablamos con frecuencia del “ESPIRITU ADAR”, y aunque personalmente percibo lo que es, seria incapaz de definirlo con palabras. Por eso he pensado devolver la voz a nuestros veteranos, rescatando sus propias palabras de los textos que ellos escribieron en los boletines. No mencionaré los autores, porque en realidad hablan con el sentir de muchos.

Los aviadores republicanos crearon en 1951 la Liga de la los Antiguos Aviadores de la Republica Española (LAARE) para prestarse apoyo (“rearme moral”) a la hora de rehacer sus vidas y reforzar los vínculos creados en la Guerra de España.

LA SOLIDARIDAD: Los primeros estatutos de la Asociación en una declaración de principios, decían: NATURALEZA Y FINES: “Las razones que presiden la constitución de ALAS PLEGADAS son las siguientes:

  1. Reunir en su seno a todos los aviadores de la Republica Española
  2. Mantener el contacto mas estrecho y frecuente posible
  3. Fomentar la relaciones con los centros oficiales, entidades, e instituciones de aviación extranjeras, de tipo técnico, cultural …
  4. Ampliar y perfeccionar el nivel cultural y técnico de sus miembros
  5. Ayudar económica y moralmente, a todos los miembros que lo necesiten.”

Los estatutos de la Asociación en el año 1977 decían: “Son fines de la Asociación : promover la Amistad, Hermandad, Solidaridad, Beneficencia y filantropía entre todos los que prestaron sus servicio a la aviación de la República, sin distinción de especialidad, grado, ni credo político.”

EL ALTRUIMO: Qué decir de los que viajaron por el mundo buscando a otros compañeros de la aviación. “Cuando hayas leído la revista no la guardes, dásela a otro compañero o a los familiares del que cayó en la lucha, pues en este trozo de nuestra alma se sentirán mas cerca de nuestra arma y de nosotros también.”

LA GENEROSIDAD: “Mantener contactos con los compañeros que por razones de edad o salud se quedan aislados. Esta comprobado las ganas de vivir que produce una visita o una simple llamada telefónica”. “Si en cualquier circunstancia un compañero nuestro tuviese necesidad de ser atendido bien por enfermedad, bien por causas de extrema necesidad, infórmanos, para que de acuerdo con nuestras posibilidades podamos intentar solucionarlo.”

LA EMPATIA: Entre sus escritos, he encontrado varios llamamientos pidiendo que se visite o se mande unas líneas a la madre de un compañero fallecido, para reconfortarla. U otro que dice : “Nos conformamos con saber que Ícaro permite a todos, residan cerca o en el mas apartado rincón de la tierra, conocer como palpita el corazón de ADAR”. “El único medio y vehículo que contamos es con lo que es el corazón de la asociación. No permitamos que deje de latir, que deje de volar”.

LA HUMANIDAD: Hablar de Humanidad o decir ISIDORO GIMÉNEZ es lo mismo. Son innumerables las cartas dirigidas a él. El reconocimiento por su humanidad y la muestra del respeto que le profesaban es incontestable. Los reconocimientos a compañeros y Jefes son numerosos. “… Los Jefes de nuestra Gloriosa, cuya sola presencia y compañía es siempre motivo para que los “peques” recordemos siempre agradecidos y con nostalgia las lecciones que de ellos recibimos: Honor, Deber y el Amor a la Patria”.

LA HERMANDAD: “Las buenas relaciones humanas que propicia ADAR predisponen a prolongar la familia fuera de nuestro propio hogar”. “En nuestra asociación encontraras la fraternidad de los que contigo convivieron en tiempos difíciles, que solo fueron superados por la férrea voluntad y el idealismo que impulsaron nuestras vidas”. ”Que ADAR sirva para cultivar la amistad y atenuar los defectos de cada cual.”

LA HONESTIDAD: “ICARO debe brillar como si se tratara de un astro de primera magnitud, para proyectar su filosofía de buena convivencia hacia todos los puntos en donde habite un aviador de la Republica.” A los caídos nunca olvidados : “Todos vosotros, camaradas, compañeros, amigos, hermanos. Gracias con lágrimas en los ojos y orgullo en el corazón.”

LA ADMIRACION: “Cuando el sol no brilla es que es de noche, Nuestro Ícaro brilla de día y también de noche”. O esta carta escrita por una niña de 14 años: “Quiero expresar mi admiración hacia todos los aviadores de la República, por el gran heroísmo que brotó del fondo de sus corazones, por su inconmensurable afán de defender una idea, una causa a la que dieron todo lo mejor de su espíritu, convencidos de que su fuerza y su sufrimiento servirían para conseguir un futuro mejor.”

EL COMPROMISO: Realizaban reuniones en la clandestinidad siempre que podían. Los que vivían en el exilió traían a sus compañeros los libros que entonces estaban prohibidos en España. Por ejemplo en el año 61 cuando edito Tarazona su libro “Sangre en el cielo”.

LA LEALTAD: “No te alejes de ADAR, si no quieres caer en la soledad, antesala de los males de la tercera edad”. “ADAR es el dominio de nuestra tierra, donde sembramos la simientes del HONOR que ahora cosechamos.

LA FRATERNIDAD: “…un fraternal abrazo para los que vivimos vencidos, esperando no se hagan esperar nuestro reconocimiento militar y el abrazo con los vencedores, hermanos nuestros, al fin y al cabo!”. O del poema que inspiró : “No implica cual tu función o latente ideología Un compañero te llama: al abrazo y armonía ¡ Un compañero te invita, sin rencor ni malquerencia, Uno de “Alas Plegadas” de corazón te lo propone, En lid de franca hermandad y fraterna convivencia.” U este otro en un homenaje en Gandesa: “cada uno coloca una flor en la plataforma. No conocemos a estos hombres y mujeres. No sabemos como votaron en 1936 o 1976, o en que lado estaban durante la guerra. Pero silenciosamente colocan flores rojas sabiendo que cada flor es un voto de paz, amistad y libertad ahora.”

Pues esto es lo que significa el “ESPIRITU ADAR”… Recogemos el legado que nos dieron y esta lección magistral de nuestros veteranos. (Rosa Sanz hija de Ángel Sanz Bocos “Vallecas”)

Para concluir, rescato el poema que escribió Felicitas de Las Heras en el año 1989, uno de entre tantos que dedicó a ADAR.

 

AGRADECIMIENTO

Cuando se rompió mi vida,

Que quedó triste, truncada,

Sin ilusión, sin consuelo,

Llena de pena, de lagrimas.

Yo me refugié en vosotros

Que sois componentes de ADAR,

Y me agarré como un náufrago

Cuando se encuentra una tabla,

Y sufrí mucho al principio,

Y viajé siempre angustiada,

Llevando gafas oscuras,

Porque no vieseis mis lagrimas.

Pero fuisteis mi consuelo,

Porque de verdad, sin ADAR,

Mi vida seria muy triste,

Yo pensaba que acababa

Siempre en mi casa metida,

No tenia interés por nada.

Tuve tristezas sin cuento,

Tuve que vender mi casa…

Mis hijos fueron consuelo,

Como también lo fue ADAR

Con sus viajes, sus comidas,

Sus fiestas y sus llamadas.

Mi vida ya no era triste,

Me fue llegando la calma,

Tenia excelentes amigos

Y empezó una nueva etapa,

Siempre estaré agradecida

A la asociación de ADAR;

Y estaré en deuda con ellos,

Y desde el fondo del alma

Os digo de corazón

Que de verdad, yo no sé

Como os daría las gracias.

Leave a Comment