polikarpov-mosca-plane-3El piloto Joaquín Velasco Garro (nacido en Cuba y criado en Valencia fue uno de los pilotos de Mosca más perfeccionistas del Grupo 21. Durante su estancia en la Escuela de Vuelo de Kirovabad como alumno de la Primera Promoción (donde se rusificó su apellido como Wilkin) este aviador ya se empeñó en hacer el cálculo exacto de la velocidad y altura que requería el Polikarpov I-16 “Mosca”a la hora del aterrizaje. El monoplano soviético tomaba tierra a mucha velocidad y había que ser muy cuidadoso para evitar que el monoplano entrara en pérdida (una de las causas de accidente más frecuente entre los pilotos de este avión).

En Kirovabad, Velasco también destacó en las pruebas de tiro aéreo con y en España, formando parte de la 1ª Escuadrilla del Grupo 21, era frecuente que regresara al campo con las cintas de munición prácticamente llenas, porque sólo abría fuego cuando estaba seguro de haber colimado correctamente a su enemigo. De esta manera, este aviador consiguió algunos derribos disparando muy pocas ráfagas. Paradójicamente, un compañero de escuadrilla llegó a insinuar que el hecho de que volviera con casi toda la munición en sus tolvas se debía a su falta de arrojo en combate. Sin embargo, Antonio Arias, jefe de la 4ª Mosca llegó a compararle con el famoso as de la Primera Guerra Mundial Manfred von Richthofen, el Barón Rojo. Richthofen, un gran aficionado a la caza, era otro perfeccionista en el cálculo del tiro aéreo y salvando las lógicas distancias técnicas de uno y otro conflicto, sólo abría fuego con sus ametralladoras cuando estaba seguro de hacer blanco.

Leave a Comment